El covid19 y el teatro: a través del espejo negro

  • Updated

El covid19 y el teatro: a través del espejo negro

Seguinos por:
www.raizteatro.com
Noelia Cruz*
*Licenciada Suma Cum Laude y Bachiller en Arte y Comunicación Visual por la Universidad Nacional, Bachiller en Artes Dramáticas por la Universidad de Costa Rica. Fundadora y Directora de la agrupación La Cuadrilla Escénica.
El concepto virtual proviene del latin virtus, que significa fuerza, virtud. La cualidad de producir un efecto. Si el arte trabaja con intensidades sensoriales y conceptuales, entonces los efectos que produce la virtualidad son significantes.
Arturo Padilla
PARTE I
En el contexto de la pandemia que estamos atravesando, nos tocó vivir la particularidad histórica de que nuestras vidas están mediatizadas como nunca antes. La nueva propuesta de realidad, que hemos estado llamando con un inédito sentimiento de ilusión: “la nueva normalidad”, nos plantea terrenos de investigación que habíamos empezado a explorar muy lentamente, pero la idea de virtualidad se expandió de manera tan acelerada hasta el punto de ser parte casi obligatoria de nuestra existencia.
En la cuarentena guardada a causa del covid19 muchas experiencias han dado un vuelco hacia la virtualidad, y en vista de que el sector de las artes escénicas fue de los primeros en ser afectados y de que su afectación ha sido tan profunda; han surgido propuestas de que el teatro puede ser “transferido” a través de las pantallas de nuestros dispositivos electrónicos.
A través” es un gran concepto en esto del ciberespacio como forma de inmersión en territorios digitales. El “a través” implica la aceptación de dos puntos de referencia distanciados por un tiempo y un espacios relativos, unidos por un medio común, que en este caso es la pantalla. Una pantalla que es un espejo por el cual se abre el portal hacia una dimensión casi inexplorada. Implica por un lado intentar comprender las contingencias del hecho escénico en un contexto de hiperespacios, y por otro lado poner en movimiento conceptos fundantes de la experiencia escénica.
Nos encontramos en la encrucijada de que nuestra noción de realidad está virtualizada, extendida, llevada más allá de la materialidad. Y por tanto muchas necesidades de nuestros organismos han mutado a funciones de cuerpos mediatizados por la cibercultura. Las relaciones conviviales se han transformado y me atrevo a decir de manera atrevida que podemos hablar de nuevos intercambios auráticos a través de la pantalla.
La experiencia escénica según Dubatti es indiscutiblemente aurática. Los espacios de expectación teatral exigen el convivio, la temperatura de los cuerpos, la presencia. Sin presencia, es decir, sin convivio, no hay teatro.
Como el mismo Dubatti menciona: “¿qué enmarca y hace posibles esas presencias en el tiempo, el espacio y el acontecer?, ¿cuál es la condición de posibilidad última de la existencia y del vínculo de esos sujetos y su dinámica?” (17, 2011)
Es el momento en que podemos tomar los valiosos aportes de este importante teórico, y cuestionarnos si los vínculos y las afectaciones conviviales pueden sobrevivir al “a través” para desauratizar al teatro y crear experiencias escénicas ciberespaciales. O si no, pues también tenemos la opción de esperar, esperar a que vuelva la antigua normalidad, pero se sospecha que ya no hay vuelta atrás, más allá de que las medidas sanitarias permitan la aglomeración humana en espacios colectivos.
Tenemos la oportunidad de pluralizar la zona de experiencia, y de pensar en cómo generar un convivio a través de la pantalla, vivo, activo, así mismo con voluntades vivas y activas que se afecten y que generen una segunda o tercera “auratización¨. “La concepción del espacio que de ello se deriva es una apuesta por la fusión de límites entre realidad virtual y física¨ (Aguilar, et al, 2010). Es hora de evaluar profundamente nuestras maneras de hacer teatro de hace unos meses si queremos sobrevivir en el, cada vez más en expansión, ciberespacio.
Nuestras metodologías creativas, nuestras referencias estéticas y nuestros planteamientos técnico-formales corresponden a un universo moderno ampliamente romantizado, y que en este momento la sobremodernidad nos empuja a construir nuevas realidades escénicas sobre esas bases. “Las hiperrealidades han generado hiperespacios que se han alimentado de los residuos que han quedado del desmoronamiento de los grandes discursos, donde los cibernautas e internautas viajan desde un lugar a un no lugar. (…) El pensamiento cibernético obliga a repensar, redefinir, recontextualizar el universo estético. El espacio se convierte en ciberespacio, la realidad en hiperrealidades, los acontecimientos en simulaciones. La realidad se pulveriza.” (Padilla, 2014: 53)
Esto implica la necesidad de que los ámbitos de la producción simbólica y de la creación artística se resemanticen en las nuevas cartografías virtuales y que nos hagan transitar a través de la multiplicación de realidades que la apertura al ciber entorno nos plantea, en una realidad pulverizada.
Desde las artes debemos asumir que esta multiplicación de la experiencia de existencia en hiperrealidades e hiperespacios, donde los límites de la operación artística se han expandido en la inmaterialidad y las fronteras de las posibilidades de creación se han difuminado con vertiginosidad.
Fuentes:
Aguilar García, T. (2010). Virilio, Tipler y Baudrillard: Ciberespacio y cuerpo virtual. Revista Observaciones Filosóficas [Número 10, se encuentra en https://www.observacionesfilosoficas.net/virilio.htm] [Consultado en Mayo 2020]
Dubatti, J. (2012). Introducción a los estudios teatrales. Propuedéutica. Buenos Aires, Argentina: Athuel.
Fajardo, C. (2010). Hacia una estética de la Cibercultura. Revista Observaciones Filosóficas [Número 11, se encuentra en https://www.observacionesfilosoficas.net/esteticacibercultura.htm] [Consultado en Mayo 2020]
Padilla Córdova, A. J. La virtualidad como elemento disolutivo del objeto artístico en el arte contemporáneo. Una alternativa en proceso. Obra digital: revista de comunicación [Número 6, 2014, se encuentra en https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4945229] [Consultado en Mayo 2020]

Leave a Reply