Sobre lo profesional en el arte (reflexiones en torno a Yiyo y Choché)

  • Updated

Sobre lo profesional en el arte (reflexiones en torno a Yiyo y Choché)

 

Seguinos por:

https://www.facebook.com/raizteatro/

https://www.instagram.com/raizteatro

www.raizteatro.com

https://raizteatro.blogspot.com/

https://criticandoandoteatro.blogspot.com/

https://si.cultura.cr/agrupaciones-y-organizaciones/raiz-teatro.html

Una anécdota. Cuando me encontraba en segundo año de la carrera de Artes Dramáticas en la Universidad de Costa Rica, me topé a un compa del cole que llevaba mucho de no ver. Claramente los rumores de que yo había decidido estudiar teatro habían llegado a él, y el reencuentro se prestó para responder aquellas preguntas que él, y otros miembros de mi familia, no podían evitar hacerme. Sin embargo, hay una en particular que quedó en mi corazón: “¿Yiyo y Choché también estudiaron teatro en la UCR?”.

Fuera de las opiniones particulares que podamos tener alrededor de estos dos comediantes, la pregunta trae a la mesa algunas ideas interesantes alrededor de la formación universitariaen las prácticas artísticas y el vínculo que esta pueda tener con una práctica profesional. Partamos primero de que el arte no posee las regulaciones legales que si se dan en otras profesiones como la medicina o el derecho, por lo que no es necesario un titulo de ningún tipo para actuar, pintar o cantar. Es cierto que en algunas circunstancias o espacios, un título puede ser requerido para ejercer ciertas prácticas como le enseñanza, pero creo que nos serviría pensar en la práctica artística como otra forma del trabajo artesano, donde la calidad o cualidades de la labor se ven definidas por el consumidor.

Si regresemos a la pregunta de mi compa podemos ver cómo en esta se infiere que hay una valoración de calidad en el trabajo de Yiyo y Choché donde se parece detectar una técnica o una formación particular que podría ser de carácter universitario. Y no quiero entrar en el asunto de criterios de calidad en el arte, porque esa se las trae, sino que creo que también es importante recalcar que el aprendizaje del arte no es exclusivo a las universidades. Muchos grandes artistas de la historia crean sus herramientas y conocimientos en la misma práctica artística.

Pero aquí estoy haciendo trampa, ya que mi compa al momento de peguntarme no me mencionó nada sobre la calidad de estos comediantes y quizá la pregunta estaba más ligada a las aspiraciones profesionales de elegir el teatro como carrera. En este caso Yiyo y Choché no serian referentes de calidad sino de éxito. Y la verdad es que muchas de las preguntas que hicieron mis familiares cuando decidí estudiar teatro iban direccionadas a ¿Cuál era la finalidad “profesional”? ósea, ¿De qué iba a vivir? Y en este caso es probable que mi compa relacionara a los dos comediantes con una aspiración profesional para cualquier estudiante de teatro.

Aquí tendríamos que hablar de algo complejo con relación a lo laboral en el mundo de las artes, y es que pese a que el mito es “el artista sin trabajo”, en realidad las personas que nos dedicamos a este ramo debemos optar por una visión más flexible sobre el uso de nuestros conocimientos. Es cierto que algunas personas que estudian teatro se dedican a la comedia o a ser presentadores de radio, pero es probable que esto lo complementen con dar clases, hacer locuciones comerciales, trabajar en instituciones públicas, hacer anuncios y, en ocasiones, también hacer teatro.

Si pensáramos la definición de un actor o actriz profesional a partir del reconocimiento económico y social que obtenga por solo actuar, es probable que podamos contarlos con los dedos de nuestra mano. Si, por el contrario, pensáramos en que lo profesional es dado por una formación académica, tendríamos que omitir que las prácticas artísticas como carreras universitarias son bastante recientes en la historia del arte, y nos veríamos forzados a excluir a grandes artistitas de lo profesional. Por eso creo que es importante traer un tercer punto de vista a la mesa.

En la Universidad de Costa Rica existe un programa llamado “Teatro del Sol” que todos los años recibe propuestas de distintos estudiantes de la carrera de Artes Dramáticas parallevar una obra a escena. Se elige una propuesta al año, a la cual se le da un presupuesto y un espacio para presentarse. Para muchos estudiantes, incluyéndome, esta es el lugar donde hacemos teatro por primera vez. Y pese a que se le puede ver como “teatro estudiantil” o “práctica profesional” me gustaría pensar que puede ser un espacio 100% profesional. Pensemos que lo profesional no podría ser definido por la formación, eso significa que ser estudiante es irrelevante en esto, además que lo profesional tampoco puede ser definido por el reconocimiento económico o social de la práctica.

Varios proyectos del Teatro del Sol, en los que participé,la ganancia económica y la opinión del público rivalizaroncon cualquier montaje “profesional”. Creo que lo quevolvería profesional a esta práctica está relacionado a la forma en la que los participantes asumimos el trabajo.

Hacer arte es bonito, divertido, casi un juego, y por eso no siempre es tomado con seriedad por los que lo practican. Con esto no me refiero a matar sus cualidades lúdicas, sino que debemos de entender que estos van de la mano conla responsabilidad, el respeto yla ética. Básicamente lo que puede convertir cualquier practica artística en profesional, para mí, es la disposición que tengamos de actuar desde lo que nos evoque esa palabra.

Fueron 5 los montajes delTeatro del Sol en los que participédurante mi formación universitaria. Cada uno de ellos me ayudóa definir y entender quésignificaba ser un artista profesional para mí. También he seguido aprendiendo de otras experiencias fuera de la universidad. Es probable que mi criterio y prácticas sigan cambiando con los años pero nunca me extrañaráencontrar estudiantes de primer año más profesionales que cualquier artista consagrado.

Estefan Esquivel Valverde

Dramaturgo, Actor y Docente.

Leave a Reply